Actividad El canto gregoriano es un tipo de canto monódico (solo existe una línea melódica) y a cappella (carece de acompañamiento), aunque en ocasiones se utiliza el órgano de manera muy sutil para ayudar a mantener la afinación. Lleva un "ritmo vital" que acompaña la oración, a diferencia de las formas musicales posteriores que mantienen una rítmica constante, el canto gregoriano es libre y está en función de las frases y la velocidad de la respiración normal relajada. Como el centro siempre es la oración comunitaria, se busca belleza sin lucimiento de los intérpretes, la voz no se imposta de la forma lírica, sino que debe ser natural

En este tipo de canto, la línea melódica no es muy movible, es decir, no hay grandes saltos en la voz. Por lo regular la línea se mueve por segundas, terceras, cuartas o quintas. Las frases melódicas comienzan con mas fuerza y terminan con suavidad. Como en su mayoría son salmos y cánticos bíblicos utilizados por los monjes para la oración de la Liturgia de las Horas, tiene (en estos casos) la eficacia de ser Palabra de Dios cantada. El repertorio se completa con himnos y cánticos litúrgicos. La recopilación del Papa San Gregorio Magno incluye cantos tradicionales utilizados desde los tiempos de Jesús en las sinagogas y en las primeras comunidades cristianas, hasta el siglo VII. Luego se sumaron algunas piezas más.