1. 1
    La memoria de Josías es mixtura de incienso preparado por arte de perfumista. En toda boca es dulce como miel, como música en medio de un banquete.
  2. 2
    El llevó a buen fin la conversión del pueblo, y extirpó la abominación de la iniquidad.
  3. 3
    Enderezó su corazón hacia el Señor, en los días de los impíos reafirmó la piedad.
  4. 4
    Fuera de David, Ezequías y Josías, todos abundaron en sus culpas. Porque abandonaron la ley del Altísimo, los reyes de Judá fueron abandonados.
  5. 5
    Pues entregaron a otros su cuerno, y su gloria a una nación extraña.
  6. 6
    Prendieron fuego a la elegida ciudad del santuario, dejaron desiertas sus calles,
  7. 7
    según la palabra de Jeremías, a quien habían maltratado, a él, consagrado profeta desde el vientre de su madre, para extirpar , destruir y perder y también para construir y plantar .
  8. 8
    Ezequiel tuvo la visión de la gloria que Dios le manifestó en el carro de Querubines,
  9. 9
    porque se acordó de los enemigos en la tempestad, y favoreció a los que seguían el camino derecho.
  10. 10
    Cuanto a los doce profetas, que sus huesos reflorezcan en su tumba. Porque ellos consolaron a Jacob, y lo rescataron por la fidelidad y la esperanza.
  11. 11
    ¿Cómo celebraremos a Zorobabel? ¡Fue él como sello en la mano derecha,
  12. 12
    así como Josué hijo de Josedec! Ellos en sus días construyeron la Casa y levantaron el Templo consagrado al Señor, destinado a una gloria eterna.
  13. 13
    También de Nehemías es grande la memoria, él, que nos levantó las murallas en ruinas, puso puertas y cerrojos y reconstruyó nuestras moradas.
  14. 14
    Nadie fue creado en la tierra igual a Henoc, pues él fue arrebatado de la tierra.
  15. 15
    Ni como José nació hombre alguno, el guía de sus hermanos, apoyo de su pueblo; sus huesos fueron visitados.
  16. 16
    Sem y Set fueron gloriosos entre los hombres, mas por encima de toda criatura viviente está Adán.