1. 1
    El rey Asuero impuso un tributo al país y a las islas del mar.
  2. 2
    Todas las obras de su poder y su vigor y el relato del encumbramiento de Mardoqueo, a quien el rey enalteció, ¿no están escritas en las Crónicas de los reyes de los medos y los persas?
  3. 3
    Pues el judío mardoqueo era el segundo después del rey, persona importante entre los judíos, amado por la multitud de sus hermanos, preocupado por el bien de su pueblo y procurador de la paz de su raza.
  4. 4
    Mardoqueo dijo: «¡De Dios ha venido todo esto!
  5. 5
    Porque haciendo memoria del sueño que tuve, ninguna de aquellas cosas ha dejado de cumplirse:
  6. 6
    ni la pequeña fuente, convertida en río, ni la luz, ni el sol, ni el agua abudante. El río es Ester, a quien el rey hizo esposa y reina.
  7. 7
    Los dragones somos yo y Amán.
  8. 8
    Los pueblos son los que se reunieron para destruir el nombre judío.
  9. 9
    Mi pueblo es Israel, que clamó a Dios y fue salvado. Salvó el Señor a su pueblo, el Señor nos liberó de todos estos males; obró Dios grandes señales y prodigios como nunca los hubo en los demás pueblos.
  10. 10
    Por eso, Dios ha marcado dos suertes una para su pueblo y otra para los pueblos restantes;
  11. 11
    y estas dos suertes se han cumplido en la hora, ocasión y día determinados en presencia de Dios y de todos los pueblos.
  12. 12
    Dios entonces se acordó de su pueblo y dictó sentencia a favor de su heredad;
  13. 13
    para éstos, los días catorce y qunince del mes de Adar serán días de asamblea, de alegría y gozo delante de Dios, por todas las generaciones para siempre, en su pueblo Israel.»