1. 1
    Jacob se puso en marcha y se fue al país de los orientales.
  2. 2
    Cuando he aquí que divisa un pozo en el campo, y allí mismo tres rebaños de ovejas sesteando junto a él, pues de aquel pozo se abrevaban los rebaños. Sobre la boca del pozo había una gran piedra.
  3. 3
    Allí se reunían todos los rebaños: se revolvía la piedra de encima de la boca del pozo, abrevaban las ovejas, y devolvían la piedra a su sitio sobre la boca del pozo.
  4. 4
    Jacob les dijo (a los pastores): «Hermanos, ¡de dónde sois?» Dijeron ellos: «Somos de Jarán.»
  5. 5
    «¿Conocéis a Labán, hijo de Najor?» - «Lo conocemos.»
  6. 6
    - «¿Se encuentra bien?» - «Muy bien; precisamente ahí llega Raquel, su hija, con las ovejas.»
  7. 7
    Dijo él: «Todavía es muy de día, no es hora de recoger el ganado; abrevad las ovejas, e id a apacentarlas.»
  8. 8
    Contestaron: «No podemos hasta que se reúnan todos los rebaños y se revuelva la piedra de sobre la boca del pozo. Entonces abrevaremos las ovejas.»
  9. 9
    Aún estaba él hablando con ellos, cuando llegó Raquel con las ovejas de su padre, pues era pastora.
  10. 10
    En cuanto vio Jacob a Raquel, hija de Labán, el hermano de su madre, y las ovejas de Labán, hermano de su madre, acercóse Jacob y revolvió la piedra de sobre la boca y abrevó los ovejas de Labán, el hermano de su madre.
  11. 11
    Jacob besó a Raquel y luego estalló en sollozos.
  12. 12
    Jacob anunció a Raquel que era pariente de su padre e hijo de Rebeca. Ella se echó a correr y lo anunció a su padre.
  13. 13
    En cuanto oyó Labán hablar de Jacob, el hijo de su hermana, corrió a su encuentro, le abrazó, le bezó y le llevó a su casa. Entonces él contó a Labán toda esta historia,
  14. 14
    y Labán le dijo: «En suma, que tú eres hueso mío y carne mía.» Y Jacob se quedó con él un mes cumplido.
  15. 15
    Labán dijo a Jacob: «¿Acaso porque seas pariente mío has de servirme de balde? Indícame cuál será tu salario.»
  16. 16
    Ahora bien, Labán tenía dos hijas: la mayor llamada Lía, y la pequeña, Raquel.
  17. 17
    Los ojos de Lía eran tiernos. Raquel, en cambio, era de bella presencia y de buen ver.
  18. 18
    Jacob estaba enamorado de Raquel. Así pues, dijo: «Te serviré siete años por Raquel, tu hija pequeña.»
  19. 19
    Dijo Labán: «Mejor es dártela a ti que dársela a otro. Quédate conmigo.»
  20. 20
    Sirvió, pues, Jacob por Raquel siete años, que se le antojaron como unos cuantos días, de tanto que la amaba.
  21. 21
    Jacob dijo a Labán: «Dame mi mujer, que se ha cumplido el plazo, y quiero casarme con ella.»
  22. 22
    Labán juntó a todos los del lugar y dio un banquete.
  23. 23
    Luego a la tarde tomó a su hija Lía y la llevó a Jacob, y éste se unió a ella.
  24. 24
    Labán dio su esclava Zilpá como esclava de su hija Lía.
  25. 25
    Se hizo de mañana, ¡y resultó que aquélla era Lía! Jacob dijo a Labán: «¿Qué es lo que has hecho conmigo? ¿No te he servido por Raquel? ¿Pues por qué me has hecho trampa?»
  26. 26
    Labán dijo: «No se usa en nuestro lugar dar la menor antes que la mayor.
  27. 27
    Cumple esta semana, y te daré también a la otra por el servicio que me prestarás todavía otros siete años.»
  28. 28
    Así lo hizo Jacob; y habiendo cumplido aquella semana, le dio por mujer a su hija Raquel.
  29. 29
    Labán dio su esclava Bilhá como esclava de su hija Raquel.
  30. 30
    El se unió también a Raquel, y amó a Raquel más que a Lía, y sirvió en casa de su tío otros siete años más.
  31. 31
    Vio Yahveh que Lía era aborrecida y la hizo fecunda, mientras que Raquel era estéril.
  32. 32
    Lía quedó encinta y dio a luz un hijo al que llamó Rubén, pues dijo: «Yahveh ha reparado en mi cuita: ahora sí que me querrá mi marido.»
  33. 33
    Concibió otra vez y dio a luz un hijo, y dijo: Yahveh ha oído que yo era aborrecida y me ha dado también a éste.» Y le llamó Simeón.
  34. 34
    Concibió otra vez y dio a luz un hijo, y dijo: «Ahora, esta vez, mi marido se aficionará a mí, ya que le he dado tres hijos.» Por eso le llamó Leví.
  35. 35
    Concibió otra vez y dio a luz un hijo, y dijo: «Esta vez alabo a Yahveh.» Por eso le llamó Judá, y dejó de dar a luz.