1. 1
    Yahveh me dijo: «Toma una placa grande, escribe en ella con buril: de Maher Salal Jas Baz,
  2. 2
    y toma por fieles testigos míos al sacerdote Urías y a Zacarías, hijo de Baraquías.»
  3. 3
    Me acerqué a la profetisa, que concibió y dio a luz un hijo, Yahveh me dijo: «Llámale Maher Salal Jas Baz,
  4. 4
    pues antes que sepa el niño decir "papá" y "mamá", la riqueza de Damasco y el botín de Samaría serán llevados ante el rey de Asur.»
  5. 5
    Volvió Yahveh a hablarme de nuevo:
  6. 6
    «Porque ha rehusado ese pueblo las aguas de Siloé que van de vagar y se ha desmoralizado ante Rasón y el hijo de Remalías,
  7. 7
    por lo mismo, he aquí que el Señor hace subir contra ellos las aguas del Río embravecidas y copiosas. Desbordará por todos sus cauces, (el rey de Asur y todo su esplendor) invadirá todas sus riberas.
  8. 8
    Seguirá por Judá anegando a su paso, hasta llegar al cuello. Y la envergadura de sus alas abarcará la anchura de tu tierra, Emmanuel.
  9. 9
    Sabedlo, pueblos: seréis destrozados; escuchad, confines todos de la tierra; en guardia: seréis destrozados; en guardia: seréis destrozados.
  10. 10
    Trazad un plan: fracasará. Decid una palabra: no se cumplirá. Porque con nosotros está Dios.
  11. 11
    Pues así me ha dicho Yahveh cuando me tomó de la mano y me apartó de seguir por el camino de ese pueblo:
  12. 12
    No llaméis conspiración a lo que ese pueblo llama conspiración, ni temáis ni tembléis de lo que él teme.
  13. 13
    A Yahveh Sebaot, a ése tened por santo, sea él vuestro temor y él vuestro temblor.
  14. 14
    Será un santuario y piedra de tropiezo y peña de escándalo para entrambas Casas de Israel; lazo y trampa para los moradores de Jerusalén.
  15. 15
    Allí tropezarán muchos, caerán, se estrellarán y serán atrapados y presos.
  16. 16
    Envuelve el testimonio, sella la enseñanza entre mis discípulos.
  17. 17
    Aguardaré por Yahveh, el que vela su faz de la casa de Jacob, y esperaré por él.
  18. 18
    Aquí estamos yo y los hijos que me ha dado Yahveh, por señales y pruebas en Israel, de parte de Yahveh Sebaot, el que reside en el monte Sión.
  19. 19
    Y cuando os dijeren: «Consultad a los nigromantes y a los adivinos que bisbisean y murmujean; ¿es que no consulta un pueblo a sus dioses, por los vivos a los muertos?»:
  20. 20
    en pro de la enseñanza y el testimonio ¡Vaya si dirán cosa tal! Lo que no tiene provecho.
  21. 21
    Pasará por allí lacerado y hambriento, y así que le dé el hambre, se enojará y faltará a su rey y a su Dios. Volverá el rostro a lo alto,
  22. 22
    la tierra oteará, y sólo habrá cerrazón y negrura, lobreguez prieta y tiniebla espesa.
  23. 23
    Pues, ¿no hay lobreguez para quien tiene apretura? Como el tiempo primero ultrajó a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí, así el postrero honró el camino del mar, allende el Jordán, el distrito de los Gentiles.