Job 13

Job, 13. Antiguo Testamento.

  1. 1
    ¡Oh!, mis ojos han visto todo esto, mis orejas lo han oído y entendido.
  2. 2
    Sí, yo lo sé tan bien como vosotros, no os cedo en nada.
  3. 3
    Pero es a Sadday a quien yo hablo, a Dios quiero hacer mis réplicas.
  4. 4
    Vosotros no sois más que charlatanes, curanderos todos de quimeras.
  5. 5
    ¡Oh, si os callarais la boca! sería eso vuestra sabiduría.
  6. 6
    Oíd mis descargos, os lo ruego, atended a la defensa de mis labios.
  7. 7
    ¿En defensa de Dios decís falsía, y por su causa razones mentirosas?
  8. 8
    ¿Así lucháis en su favor y de Dios os hacéis abogados?
  9. 9
    ¿No convendría que él os sondease? ¿Jugaréis con él como se juega con un hombre?
  10. 10
    El os dará una severa corrección, si en secreto hacéis favor a alguno.
  11. 11
    ¿Su majestad no os sobrecoge, no os impone su terror?
  12. 12
    Máximas de ceniza son vuestras sentencias, vuestras réplicas son réplicas de arcilla.
  13. 13
    ¡Dejad de hablarme, porque voy a hablar yo, venga lo que viniere!
  14. 14
    Tomo mi carne entre mis dientes, pongo mi alma entre mis manos.
  15. 15
    El me puede matar: no tengo otra esperanza que defender mi conducta ante su faz.
  16. 16
    Y esto mismo será mi salvación, pues un impío no comparece en su presencia.
  17. 17
    Escuchad, escuchad mis palabras, prestad oído a mis declaraciones.
  18. 18
    Mirad: un proceso he preparado, consciente de que tengo razón.
  19. 19
    ¿Quién es el que quiere litigar conmigo? ¡Pues desde ahora acepto callar y perecer!
  20. 20
    Sólo dos cosas te pido que me ahorres, y no me esconderé de tu presencia:
  21. 21
    que retires tu mano que pesa sobre mí, y no me espante tu terror.
  22. 22
    Arguye tú y yo responderé; o bien yo hablaré y tú contestarás.
  23. 23
    ¿Cuántas son mis faltas y pecados? ¡Mi delito, mi pecado, házmelos saber!
  24. 24
    ¿Por qué tu rostro ocultas y me tienes por enemigo tuyo?
  25. 25
    ¿Quieres asustar a una hoja que se lleva el viento, perseguir una paja seca?
  26. 26
    Pues escribes contra mí amargos fallos, me imputas las faltas de mi juventud;
  27. 27
    pones mis pies en cepos, vigilas mis pasos todos y mides la huella de mis pies.
  28. 28
    Y él se deshace cual leño carcomido, como vestido que roe la polilla,