Romanos 16

Rm, 16. Nuevo Testamento.

  1. 1
    Os recomiendo a Febe, nuestra hermana, diaconisa de la Iglesia de Cencreas.
  2. 2
    Recibidla en el Señor de una manera digna de los santos, y asistidla en cualquier cosa que necesite de vosotros, pues ella ha sido protectora de muchos, incluso de mí mismo.
  3. 3
    Saludad a Prisca y Aquila, colaboradores míos en Cristo Jesús.
  4. 4
    Ellos expusieron sus cabezas para salvarme. Y no soy solo en agradecérselo, sino también todas las Iglesias de la gentilidad;
  5. 5
    saludad también a la Iglesia que se reúne en su casa. Saludad a mi querido Epéneto, primicias del Asia para Cristo.
  6. 6
    Saludad a María, que se ha afanado mucho por vosotros.
  7. 7
    Saludad a Andrónico y Junia, mis parientes y compañeros de prisión, ilustres entre los apóstoles, que llegaron a Cristo antes que yo.
  8. 8
    Saludad a Ampliato, mi amado en el Señor.
  9. 9
    Saludad a Urbano, colaborador nuestro en Cristo; y a mi querido Estaquio.
  10. 10
    Saludad a Apeles, que ha dado buenas pruebas de sí en Cristo. Saludad a los de la casa de Aristóbulo.
  11. 11
    Saludad a mi pariente Herodión. Saludad a los de la casa de Narciso, en el Señor.
  12. 12
    Saludad a Trifena y a Trifosa, que se han fatigado en el Señor. Saludad a la amada Pérside, que trabajó mucho en el Señor.
  13. 13
    Saludad a Rufo, el escogido del Señor; y a su madre, que lo es también mía.
  14. 14
    Saludad a Asíncrito y Flegonta, a Hermes, a Patrobas, a Hermas y a los hermanos que están con ellos.
  15. 15
    Saludad a Filólogo y a Julia, a Nereo y a su hermana, lo mismo que a Olimpas y a todos los santos que están con ellos.
  16. 16
    Saludaos los unos a los otros con el beso santo. Todas las Iglesias de Cristo os saludan.
  17. 17
    Os ruego, hermanos, que os guardéis de los que suscitan divisiones y escándalos contra la doctrina que habéis aprendido; apartaos de ellos,
  18. 18
    pues esos tales no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a su propio vientre, y, por medio de suaves palabras y lisonjas, seducen los corazones de los sencillos.
  19. 19
    Vuestra obediencia se ha divulgado por todas partes; por lo cual, me alegro de vosotros. Pero quiero que seáis ingeniosos para el bien e inocentes para el mal.
  20. 20
    Y el Dios de la paz aplastará bien pronto a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros.
  21. 21
    Os saluda Timoteo, mi colaborador, lo mismo que Lucio, Jasón y Sosípatro, mis parientes.
  22. 22
    Os saludo en el Señor yo, Tercio, que he escrito esta carta.
  23. 23
    Os saluda Gayo, huésped mío y de toda la Iglesia.
  24. 24
    Os saluda Erasto, cuestor de la ciudad, y Cuarto, nuestro hermano. A Aquel que puede consolidaros conforme al Evangelio mío y la predicación de Jesucristo: revelación de un Misterio mantenido en secreto durante siglos eternos,
  25. 25
    pero manifestado al presente, por la Escrituras que lo predicen, por disposición del Dios eterno, dado a conocer a todos los gentiles para obediencia de la fe,
  26. 26
    a Dios, el único sabio, por Jesucristo, ¡a él la gloria por los siglos de los siglos! Amén.