1. 1
    ¡Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni en la senda de los pecadores se detiene, ni en el banco de los burlones se sienta,
  2. 2
    mas se complace en la ley de Yahveh, su ley susurra día y noche!
  3. 3
    Es como un árbol plantado junto a corrientes de agua, que da a su tiempo el fruto, y jamás se amustia su follaje; todo lo que hace sale bien.
  4. 4
    ¡No así los impíos, no así! Que ellos son como paja que se lleva el viento.
  5. 5
    Por eso, no resistirán en el Juicio los impíos, ni los pecadores en la comunidad de los justos.
  6. 6
    Porque Yahveh conoce el camino de los justos, pero el camino de los impíos se pierde.