1. 1
    Del maestro de coro. En octava. Salmo. De David.
  2. 2
    ¡Salva, Yahveh, que ya no hay fieles, se acabaron los veraces entre los hijos de Adán!
  3. 3
    Falsedad sólo dicen, cada cual a su prójimo, labios de engaño, lenguaje de corazones dobles.
  4. 4
    Arranque Yahveh todo labio tramposo, la lengua que profiere bravatas,
  5. 5
    los que dicen: «La lengua es nuestro fuerte, nuestros labios por nosotros, ¿quien va a ser amo nuestro?»
  6. 6
    Por la opresión de los humildes, por el gemido de los pobres, ahora me alzo yo, dice Yahveh: auxilio traigo a quien por él suspira.
  7. 7
    Las palabras de Yahveh son palabras sinceras, plata pura, de ras de tierra, siete veces purgada.
  8. 8
    Tú, Yahveh, los guardarás, los librarás de esta ralea para siempre;
  9. 9
    de todas partes se irán los impíos, colmo de vileza entre los hijos de Adán.