1. 1
    A orillas de los ríos de Babilonia estábamos sentados y llorábamos, acordándonos de Sión;
  2. 2
    en los álamos de la orilla teníamos colgadas nuestras cítaras.
  3. 3
    Allí nos pidieron nuestros deportadores cánticos, nuestros raptores alegría: «¡Cantad para nosotros un cantar de Sión!»
  4. 4
    ¿Cómo podríamos cantar un canto de Yahveh en una tierra extraña?
  5. 5
    ¡Jerusalén, si yo de ti me olvido, que se seque mi diestra!
  6. 6
    ¡Mi lengua se me pegue al paladar si de ti no me acuerdo, si no alzo a Jerusalén al colmo de mi gozo!
  7. 7
    Acuérdate, Yahveh, contra los hijos de Edom, del día de Jerusalén, cuando ellos decían: ¡Arrasad, arrasadla hasta sus cimientos!
  8. 8
    ¡Hija de Babel, devastadora, feliz quien te devuelva el mal que nos hiciste,
  9. 9
    feliz quien agarre y estrelle contra la roca a tus pequeños!