¡Oh Señora mía, oh Madre mía!, yo me entrego del todo a Ti y en prueba de mi afecto, con amor filial te consagro en este día todo lo que soy,  todo lo que tengo.Guarda y protege,  y también defiendea este hijo tuyo,  que así sea. Amén. ¡Oh Señora mía, oh Madre mía!, yo me entrego del todo a Ti, y en prueba de mi filial afecto, te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua y mi corazón,  en una palabra, todo mi ser,  ya que soy todo tuyo, ¡oh Madre de bondad!, guárdame y protégemecomo hijo tuyo. Amén.