Gloriosísimo San Juan Bautista,  por el amor ardiente que tuviste al Niño Jesús  y por la santísima dulzura que infundió en tu corazón con sus halagos;  por aquellos privilegios que te concedió  para hacer tantos milagros a favor de tus devotos,  te suplico te dignes favorecerme en todas mis necesidades  con tu eficaz patrocinio y en particular te ruego  me alcances la gracia que te pido en este día.   ¡Oh, glorioso San Juan Bautista,  muévete a piedad de esta alma acongojada,  que en ti puso sus esperanzas;  líbrala, te ruego, de sus miserias.    ¡Oh, santo de los milagros!,  alivia la congoja de mi corazón,  y haz que yo viva aquí como verdadero amante de mi Jesús  para poder gozar de Él en el Cielo.   Amén. Especial del Nacimiento de San Juan Bautista