Pues sois quien las almas pesa de Dios en el tribunal libradnos del eterno mal a quien devoto os confiesa I La angélica perfección siempre fue tan elevada que nació halla entronizada dando a Dios adoración pues sois de tan noble empresa san Miguel el principal (Librad del eterno) II 2º Primer ministro de Dios sois con excelencia tanta que al Cielo y a la tierra espanta lo mucho que podéis vos pues dicha tal interesa ¿Quién tiene abogado tal? (Librad del eterno) III 3º Sois militar sin igual del escuadrón más sagrado Gobernador y privado de la corte celestial pues vuestro amparo no cesa contra la guerra fatal (Librad del eterno) IV Cuanto determina el cielo vos lo ejecutáis también y siendo por nuestro bien se adelanta vuestro celo y pues la Gloria en (Librad del eterno) V Dios os dio en sus jerarquías el imperio universal y vara de General en todas sus monarquías y pues tanto empleo expresa que es tanto vuestro caudal (Librad del eterno) I De aquel que esta aprisionado en sus culpas y pasiones rompes Miguel las prisiones si os tiene por abogado y así suelto de la presa de su enemigo mortal (Librad del Eterno) VI  Vos al que os llama lleváis por este mar inconstante Dándole guía bastante al puerto donde habitáis y pues la inmortal pavesa aspira a luz inmortal (Librad del eterno) VII  Para claro testimonio de que el infierno se aterra cuando hace san Miguel guerra cae a sus pies el demonio sus plantas rabioso besa aquel dragón infernal (Librad del Eterno) Pues sois quien las almas pesa de Dios en el tribunal librad del eterno mal a quien devoto os confiesa. Compilado por: José Gálvez Krüger Director de la Revista de Humanidades “Studia Limensia”