Padre, fuente viva de todo bien, te damos gracias por el admirable testimonio de la Beata Chiara Badano. Iluminada por la gracia del Espíritu Santo y con la guía de Jesús Crucificado, creyó firmemente en tu inmenso amor. Decidida a responderte con todas sus fuerzas, se abandonó con plena confianza a tu paterna voluntad. Te rogamos humildemente: concédenos el don de vivir contigo y para ti, y si es tu voluntad, la gracia (decir aquí su petición), por los méritos de Cristo Nuestro Señor. Amén