Padre, a Ti que hiciste de San Felipe un apóstol y un seguidor de tu Hijo Jesucristo, te pedimos, por su intercesión, la gracia del Espíritu Santo. Concédenos la fortaleza necesaria para superarnos siempre, ayúdanos a propiciar la salud de nuestro cuerpo y a esforzarnos para vivir en gracia. Haz que siempre sepamos aprovechar bien nuestro tiempo.  Ayúdanos a hacer bien las cosas desde la primera vez. Danos, por los méritos de San Felipe Apóstol, la gracia de estado que más necesitemos. Te lo pedimos, por tu Hijo Jesucristo, nuestro Señor.