San Florián fiel amigo y soldado de Jesucristo, trabajador de la viña del Evangelio. Hoy te invoco con toda confianza, porque eres mi compañero en el camino de cada día. Tú que vives por siempre en el gozo del Cielo, vela por mi y mi familia, por mi pueblo y por toda la humanidad en general. Protégeme, dame generosidad y coraje y haz de intercesor ante Dios. Concédeme, Señor, que este momento de oración me sirva de alegría y ayuda, para imitar a San Florián con su constancia en la fe y en tu camino. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.