Dios Todopoderoso que suscitas en tu Iglesia pastores santos que defiendan con valentía el nombre de tu unigénito Jesucristo. Te pedimos que, a ejemplo de San Genaro, sepamos dar testimonio de nuestra fe en todo momento, aún a riesgo de nuestra propia vida. Te lo pedimos por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.