Bendito San Juan Bautista, que fuiste elegido para anunciar a los hombres  la venida del reino de Cristo,  guía nuestros pasos por las sendas de la justicia y la paz, y alcánzanos del Señor su misericordia y perdón.    Gloriosísimo San Juan Bautista, precursor de mi Señor Jesucristo, lucero hermoso del mejor sol, trompeta del Cielo, voz del verbo eterno,  consígueme del Señor su benevolencia y bendición.   Tú que eres el mayor de los santos y alférez del Rey de la Gloria,  que eres más hijo de la gracia que de la naturaleza, y por todas las razones príncipe poderosísimo en el Cielo,  consígueme del Señor su clemencia y protección .   Glorioso San Juan Bautista, hoy en mi desespero te ruego  que me ayudes en estos duros momentos,  necesito tu valioso auxilio  para solucionar mis penas y miserias,  media ante el Señor para que me conceda:   (decir lo que se necesita conseguir)   Te pido mártir invencible que no desoigas mis penas  y por los privilegios con que te enriqueció Dios  consigue que mi pedido sea concedido lo antes posible  si fuere conveniente para mi salvación; y si no, una perfecta resignación, con abundante gracia, que haciéndome amigo de Dios, me asegure las felicidades eternas de la Gloria.   Amén.   Rezar El Credo, tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias. Repetir la oración y los rezos durante tres días consecutivos. Especial del Nacimiento de San Juan Bautista