Señor Dios: Tú le concediste a este mártir un valor impresionante  para soportar sufrimientos por tu amor, y una generosidad  total en favor de los necesitados. Haz que esas dos cualidades  las sigamos teniendo todos en tu Santa Iglesia:  generosidad inmensa para repartir nuestros bienes entre los pobres,  y constancia heroica para soportar los males y  dolores que tú permites que nos lleguen.   Amén