Pues se asegura el favor, quien fija en vuestra piedad, por vuestro dolor templad de las muelas el dolor. Logró vuestra gallardía, y singular perfección la común aclamación de Espejo de Alejandría. Y pues cruel el rigor turbó vuestra claridad: por vuestro dolor templad de las muelas el dolor. De la Idolatra ceguera labráis por justa el enojo, la que intentó con arrojo, pararos en la carrera. Y pues sufrís con valor la pena, y su terquedad: por vuestro dolor templad, etc. Por más que os veis lastimada, sois á los golpes sufrida, como quien tiene la vida en la muerte prolongada. Y pues prueba vuestro amor el golpe de la crueldad: por vuestro dolor templad, etc. Los ministros inclementes con un martirio importuno, poco a poco, y uno a uno, os quitan muelas, y dientes. Y pues sabéis el furor de tan cruda enfermedad: por vuestro dolor templad, etc. Con un impulso Divino os arrojáis á la hoguera, que a la tiranía fiera vuestro valor se previno. Y pues fue espanto, y pavor de la airada ceguedad: por vuestro dolor templad, etc. Como Médica sagrada os desean los penados, porque esperan confiados su Oración bien despachada. Y pues piden con fervor a vuestra gran caridad: por vuestro dolor templad, etc. Sienta el vecino, y remoto vuestra singular virtud, que pidiendo la salud se os encomienda devoto. Y pues es más acreedor el de más necesidad: por vuestro dolor templad, etc. Vuestros prodigios la fama, de sanar muelas, y dientes ha esparcido entre las gentes, y todo el Orbe lo aclama. Pues, porque cobre mayor crédito con la verdad: por vuestro dolor templad de las muelas el dolor.