Señor, que concediste a Santa Beatriz de Silva un gran amor a la Madre de tu Hijo, te pedimos que, a ejemplo suyo, imitemos las virtudes de la Virgen y seamos introducidos por Ella en las moradas eternas.   Por Jesucristo, tu Hijo, Nuestro Señor.   Amén.   Padrenuestro, Avemaría y Gloria