Señor, te pedimos que como santa Brígida de Kildare aprendamos a despreciar las cosas tales como la vanidad y las riquezas para poder servirte con un corazón generoso e indiviso y alcanzar, como ella, el premio de la eterna bienaventuranza. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.