Oh Dios que llamaste a Santa Catalina Drexel para enseñar el mensaje del evangelio y llevar  la vida de la eucaristía a los negros y a los nativos.  Por sus oraciones y ejemplo, permítenos trabajar  por la justicia entre los pobres y los oprimidos.  Atráenos dentro de la comunidad eucarística  de tu Iglesia para llegar a ser uno contigo.  Alcánzanos la gracia que te pedimos a través  de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive  y reina contigo, por los siglos de los siglos. Amén