Señor, Dios de nuestros padres,  Tú condujiste a Santa Edith Stein a la plenitud de la ciencia de la Cruz al momento de su martirio.  Llénanos con el mismo conocimiento;  y, por su intercesión,  permítenos siempre seguir en búsqueda de ti, que eres la suprema Verdad,  y permanecer fieles hasta la muerte a la alianza de amor ratificada por la sangre de tu Hijo  por la salvación de todos los hombres y mujeres.  Te lo pedimos por nuestro Señor,    ¡Amén!