Oh Dios Padre Misericordioso, concédeme la dicha de saber imitar a santa Inés virgen y mártir, que siendo aún casi una niña ofreció en Roma el supremo testimonio de la fe, consagrando con el martirio el título de la castidad, ayúdame a seguir sus pasos, a ser: fiel al amor de tu hijo Jesús, que murió por nosotros en la Cruz, fiel en lo mucho y en lo poco, fiel en la alegría y en la tristeza, fiel en la adversidad y en la bonanza, fiel en el hogar y en trabajo, fiel en el estudio y en la diversión fiel en la bondad y en la oración. Que nunca me separe de ti, y, que por la intercesión de Santa Inés, pueda obtener remediar esta apremiante dificultad que tanto me aflige: (hacer la petición). Señor, te suplico me escuches, confiando en tu gran bondad y por la mediación de santa Inés, espero ser prontamente socorrido. También te solicito me ayudes a caminar rectamente por el sendero de la fe, el amor, la virtud y la bondad, y bajo el amparo protector de la Santísima Virgen María, me mantengas siempre alejado de las ocasiones de pecado, de injusticias y maldades, de violentos y opresores y me concedas todo aquello que sea más conveniente para tu mayor honra y gloria y provecho de mi alma, para morir en tu gracia y gozarte eternamente en la bienaventuranza del cielo. Amén.