Padre de misericordia, que en la virgen santa María Francisca nos dejaste una imagen  viva de tu Hijo crucificado, concédenos,  por su intercesión, asemejarnos a Cristo en la tierra y ser glorificados con ella en el Cielo.  Por nuestro Señor Jesucristo. Amén