Santa Micaela: tú que aprovechaste tu temperamento tan fuerte,  para dedicar todas tus energías a salvar las almas,  haz que también nosotros aprovechemos las cualidades que Dios nos dio,  para lograr llevar muchas almas al cielo, y la nuestra también.   Amen.