Venerable Padre Pro,  que supiste vivir tu vocación en las más difíciles circunstancias,  ayúdanos con tu intercesión a ser católicos valientes  y no ceder ante la tentaciones de este mundo.  Que nuestra vida, como la tuya,  de mucho fruto para gloria de Dios y el bien de las almas.  Amén.