Divino Niño Jesús, dueño de mi corazón y mi vida,  mi tierno y adorado Niño,  llego hasta Ti lleno de esperanza,  llego a Ti suplicando tu misericordia,  quiero pedirte los abundantes bienes  que derramas sobre tus fieles devotos, los que tus bracitos abiertos  reparten con amor y generosidad.    Oh Niño amado, bendito Salvador,  quédate siempre conmigo para separarme del mal y hacerme semejante a Ti, haciendo que crezca en sabiduría y gracia delante de Dios y de los hombres.    ¡Oh dulce y pequeño Niño Jesús, yo te amaré siempre con toda mi alma! Divino Niño Jesús, bendícenos Divino Niño Jesús, escúchanos Divino Niño Jesús, ayúdanos.   Niño amable de mi vida, consuelo del cristiano, la gracia que necesito tanto y que me causa desesperación y agobio, que hace que sienta intranquilidad en mi vida pongo en tus benditas manos:   (pedir con mucha fe lo que se desea conseguir).   Padrenuestro que estas en los cielos…   Tú que sabes mis pesares pues todo te lo confío, concede la paz a los angustiados y dale alivio al corazón mío.   Dios te salve María llena eres de gracia...   Y aunque tu amor no merezco, no recurriré a ti en vano, pues eres hijo de Dios y auxilio de los cristianos.   Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo…   Acuérdate oh Niño Santo amado, que jamás se oyó decir, que alguno haya implorado ante Ti sin tu auxilio recibir, por ello, con sencillez y confianza, humilde y arrepentido, lleno de amor y esperanza,  sabiendo los milagros que obras  y lo rápido que concedes remedio, con ilusión este favor yo te pido:   (repetir lo que se quiere obtener).   Divino Niño Jesús, bendícenos, Divino Niño Jesús, escúchanos, Divino Niño Jesús, consuélanos, Divino Niño Jesús, ayúdanos, Divino Niño Jesús, protégenos, Divino Niño Jesús defiéndenos, Divino Niño Jesús, en ti confiamos.    Así sea.   Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria.    Hacer la oración y los rezos tres días seguidos.