Padre eterno, yo te ofrezco la preciosisima sangre de tu Divino Hijo Jesus, en union con las misas celebradas hoy dia a traves del mundo por todas las benditas animas del purgatorio por todos los pecadores del mundo.  Por los pecadores en la iglesia universal, por aquellos en propia casa y dentro de mi familia. amen. Nuestro Señor le dijo a Santa Gertrudis la Grande, que esta oración puede librar 1000 almas del purgatorio cada vez que se rece.