Autor: Santo Tomas Moro, mártir, patrón de los políticos.   Concédeme, Señor, una buena digestión, y también algo que digerir.   Concédeme la salud del cuerpo, con el buen humor necesario para mantenerla.   Dame, Señor, un alma santa que sepa aprovechar lo que es bueno y puro, para que no se asuste ante el pecado, sino que encuentre el modo de poner las cosas de nuevo en orden.   Concédeme un alma que no conozca el aburrimiento, las murmuraciones, los suspiros y los lamentos y no permitas que sufra excesivamente por ese ser tan dominante que se llama: YO.   Dame, Señor, el sentido del humor. Concédeme la gracia de comprender las bromas, para que conozca en la vida un poco de alegría y pueda comunicársela a los demás.   Así sea. Especial de Santo Tomás Moro