Acordaos ¡oh, glorioso San Antonio! amigo del Niño Jesús e hijo querido de María Inmaculada, que jamás se oyó decir que alguno de cuantos han recurrido a vos, implorando vuestra protección, haya sido abandonado. Animado de igual confianza, vengo a vos, ¡oh fiel consolador de los afligidos! y gimiendo bajo el peso de mis pecados me postro a vuestros pies y pecador como soy me atrevo a comparecer delante de vos. No desechéis, pues, mis súplicas, vos que sois tan poderosos cerca del Corazón de Jesús, antes bien, escuchadla favorablemente y dignaos acceder a ella. Amén. Recursos sobre San Antonio de Padua: Novena a San Antonio de Padua Oración a San Antonio en el día de su fiesta - 13 de Junio Una oración breve Los trece martes a San Antonio Oración diaria para los devotos Oración eficaz a San Antonio para cualquier necesidad Oración infalible a San Antonio Oración por los pobres Especial a San Antonio de Padua