Beatos Juan Larke, Juan Ireland y Germán Gardiner, mártires

7 de marzo

Se ha dicho erróneamente que Juan Larke era el capellán de santo Tomás Moro; en realidad era párroco de la iglesia de Chelsea, a la que santo Tomás Moro acostumbraba ir cuando se hallaba en Londres. La casa del beato Juan se encontraba en el distrito de su parroquia. No sabemos nada acerca de su nacimiento ni de su educación, pero hay razones para creer que era ya de edad avanzada cuando sufrió el martirio. En 1504, había sido nombrado párroco de la iglesia de Santa Etelburga y desempeñó ese oficio hasta poco antes de su muerte 1. En 1526, tomó la dirección de la iglesia de Woodford, en Essex. Cuatro años después, dejó ese cargo, cuando santo Tomás Moro le nombró párroco de Chelsea. Como es bien sabido, el santo, que ejercía el cargo de primer ministro, tenía derecho a nombrar párrocos. El beato Juan profesaba gran veneración a Tomás Moro. El biógrafo de este último, Cresacre Moro, cuenta que «la muerte de Sir Thomas produjo tal efecto en el Dr. Larke, que éste, siguiendo el ejemplo de su feligrés, sufrió más tarde un glorioso martirio por la misma causa de la supremacía». Según parece, el título de doctor es pura cortesía del autor.

Aunque no había prestado el juramento ni sacrificado sus principios para salvar su vida y sus beneficios, las autoridades dejaron en paz al beato hasta 1544. En dicho año, fue arrestado y acusado de traición, junto con otro sacerdote diocesano, llamado Juan Ireland, del que sabemos muy poco y con un joven, llamado Germán Gardiner. Este último era secretario y probablemente pariente de Esteban Gardiner, obispo de Winchester. Germán era un fervoroso católico, pero no era sacerdote, como se ha dicho algunas veces. El juicio de los tres mártires se llevó a cabo en Westminster, el 15 de febrero de 1544. Las actas oficiales dicen lo siguiente:

«El jurado afirma, bajo juramento, que Juan Heywood, caballero originario de Londres, Juan Ireland, originario de Eltham del condado de Kent, Juan Larke, originario de Chelsea del condado de Middlessex, clérigo, y Germán Gardiner, originario de Southwark del condado de Surrey, caballero, olvidando su deber de lealtad al rey y de fidelidad al Dios todopoderoso, seducidos por el demonio, han obrado falsa, maliciosa y traidoramente como falsos y villanos traidores contra el serenísimo y cristianísimo príncipe Don Enrique VIII, por la gracia de Dios Rey de Inglaterra, Francia e Irlanda, defensor de la fe, jefe supremo sobre la tierra de la Iglesia de Inglaterra e Irlanda, escogiendo, deseando, queriendo, maquinando, inventando, practicando e intentando, junto con muchos otros traidores desconocidos, privar al susodicho Rey Enrique VIII de su real dignidad, título y nombre de 'Jefe Supremo de la Iglesia de Inglaterra e Irlanda', que le ha sido conferido y añadido a su imperial corona por las leyes y edictos de este reino de Inglaterra.»

Todos los prisioneros fueron sentenciados a muerte; pero Juan Heywood, cuyo nombre figura en primer lugar en las actas oficiales, apostató en el cadalso y fue perdonado por el rey. Los otros permanecieron firmes en la fe y murieron en Tyburn, el 7 de marzo de 1544.

Ver Camm, Lives of the English Martyrs, vol. I, pp. 541-547.

Nota 1: El Butler mencionaba en nota que «puede verse un notable retrato del P. Larke en su interesante iglesia -es decir, St. Ethelburg-, una de las pocas que no fueron consumidas por el gran incendio en 1666»; lamentablemente, se libró de aquel fuego, pero fue destruida en 1993 por una bomba del IRA, y no hay información en internet sobre si el retrato al que el Butler aludía sobrevivió a la destrucción o no. En la actualidad el templo ha sido reconstruido, pero no como lugar de culto sino como centro social.